En el 2009 el Ejercito Español jubiló a las últimas Palomas Mensajeras tras un siglo y medio de servicio a la patria. Sirva esta anecdótica noticia para ilustrar el caso que nos ocupa.

De un ayuntamiento de España de cuyo nombre no quiero acordarme, no hace mucho que recibía la llamada de un concejal de la oposición en dicho ayuntamiento, con el fin de presupuestar la puesta en marcha de la emisora municipal.

24072009210Cual fue mi sorpresa al descubrir la penosa situación en la que se encontraba el centro emisor. Tras años de absoluto abandono por parte de las instituciones, el local donde estaban ubicados los aparatos se había convertido en un autentico palomar, el suelo enrojecido por los restos de sangre seca origen de los cientos de cadáveres de palomas devoradas por las ratas; Y al llegar a lo más alto del lugar, unos equipos de alta frecuencia, envidia de cualquier radiofonista, ahora totalmente oxidados por el deterioro del tiempo y cubiertos de excrementos de murciélagos, palomas y ratas, amen de alguna que otra salamanquesa pululando a sus anchas por su interior, imagino que tratando de ponerse a salvo del infierno que le rodeaba.

24072009209

Esto, como radiofonista de vocación, me lleva al más profundo desasosiego ver como el abandono institucional de algunas emisoras públicas y municipales consigue, no solamente privar al ciudadano de un servicio social de máxima prioridad, sino que además, me da que pensar sobre ciertas administraciones y el cuidado de éstas respecto a los bienes públicos que han sido pagado por todos y que son abandonados a su suerte en un cementerio de cadáveres y excrementos.

También me hace recordar las expresiones de ilusión con la que se iluminan los rostros de todas aquellas personas que asisten con emoción a los distintos talleres de radio que imparto, y donde estoy seguro sería recibido de muy buen animo este equipamiento, económicamente muy lejano a las posibilidades de cualquier mil €urista y eso para quien tenga trabajo.

Pero no todo esta perdido, es curioso como la jubilación de las Palomas por parte del Ejercito ha sido debido al avance de las nuevas tecnologías, y de cómo precisamente esas tecnologías permiten que radiofonistas y comunicadores vocacionales puedan desarrollar su trabajo sin la necesidad de usar los equipos en los que éstas aves se están cagando.

Lo cual me lleva a pensar que si esta generación de nativos digitales base de la sociedad de la información y el conocimiento, ha sido capaz de reciclar escrementos de paloma por comunicación en estado puro, que no hará con aquellas administraciones públicas y algunas empresas privadas, que anquilosadas en antiguos modelos, sólo saben potenciar la cara más oscura de la condición humana, descuidando no solamente ciertos equipamientos sino peor aún, despidiendo a miles de profesionales que al igual que las palomas del Ejercito, ahora son abandonados a su suerte en uno de los peores momentos de nuestra economía, casi sin tener en cuenta todos esos años de dedicación y trabajo al servicio de la empresa que representaban.

Sigamos el ejemplo de las Palomas Mensajeras jubiladas en plenas facultades, y si formas parte de ese gran grupo de personas que están siendo despedidas masivamente por ciertas empresas de comunicación. Mi más sincero ánimo y apoyo, estoy con vosotros/as, “cagémonos” en los “centros emisores”, seamos positivos y reciclémonos potenciando nuestra creatividad, ingenio e imaginación como hacen ésta nueva generación de nativos digitales a los cuales tan solo les hace falta Internet para ver potenciadas sus facultades como comunicadores e incluso como empresarios.

Como diría Jorge Drexler: “Nada se pierde, todo se transforma”

Y a aquellos dirigentes de ciertas instituciones públicas, que abandonan sus instalaciones y valiosos equipamientos, sólo me queda decirles: “Un poquito de por favor”, no sea que cuando quieran arreglarlos, el pueblo sabiamente ya haya decidido quien quiera que se los cuide, y tengan que cambiar sus flamantes despachos por un Viejo Palomar.

* Posdata: El centro emisor protagonista de las fotos y vídeos de este artículo, sigue actualmente en su estado de abandono y deterioro.